UNAMMuseo de la Luz UNAM Museo de la Luz
14 de noviembre del 2018
Inicio > Exposiciones > Feliciano Béjar, explorador
     

Temporales

Feliciano Béjar, explorador
Feliciano Béjar, explorador

Para Feliciano Béjar el arte es una forma de vida, una manera de vivir en armonía con el mundo. Su respuesta plástica toca todo su entorno, su forma de comunicación nos lleva siempre al mundo de la belleza.
Artista autodidacta que se formó de manera personal en su propia escuela de la vida, en sus continuos viajes, se enriquecía con conocimientos visuales que le permitían investigar y trabajar las diferentes técnicas, muchas veces experimentando con los materiales que le interesaban.

Artesano, obrero, artista, Feliciano no le teme a los trabajos rudos; así, con sus propias manos, construye varias casas -piedra por piedra-, un teatro greco-romano de forma semicircular, un rancho en donde conduce a la naturaleza y la transforma para su mejor desarrollo, con varios lagos para guardar el agua, jardines y una huerta. En fin, nunca pierde de vista la función humana en la arquitectura y en todo el arte, en general. Al mismo tiempo, trabaja diariamente en su obra: pinturas, grabados o estampas, tapices, esculturas de vidrio, cristal o plástico…objetos mágicos como sus magiscopios.

La muestra seleccionada para el Museo de la Luz cuenta con varios tapices abstractos de múltiples colores, que se revitalizan al reflejarse en las esculturas de los diferentes metales, vidrios, cristales, plásticos o resinas, que con la luz producen un diálogo equilibrado que nos permite ver las diferentes transparencias y ponerlas en movimiento al proyectarse un juego de divisiones geométricas, que se cortan o mueven matemáticamente, al ritmo que cada quien pueda llevar, moviendo gestualmente la mirada o caminando simplemente alrededor de las piezas.

El contexto es el museo y el espectador está invitado a descubrir, de manera lúdica, los posibles caminos para encontrar esa chispa o fenómeno luminoso que se puede ir dando a medida que vamos descubriendo los diferentes juegos de acción, de movimientos dinámicos o cósmicos y podamos encontrar el misterio, el aura que una obra de arte tiene para conmovernos.
El proceso creativo en el trabajo de Feliciano Béjar tiene que ver siempre con la disciplina, con su vocación creadora y, sobre todo, con su originalidad.

Si reflexionamos, estéticamente, cabe destacar que nos acercamos al mundo de las emociones; su lenguaje es poderoso, sus posibilidades expresivas tienen que ver con la poesía y con la elocuencia que nos hace sentir su preocupación… Feliciano quiere un mundo mejor, de ahí la dimensión de su obra.

Rosario Giovannini
México D.F. 19 de Mayo 2013.

Del 02 de junio al 31 de diciembre de 2013

 

 

Regresar